Su sesión expirará en 5 minutos, 0 segundos, debido a la inactividad Permanecer conectado
Crear PIN
Todos los campos son obligatorios
Si se ha inscrito en IHG® Rewards Club en un hotel, tendrá que crear un PIN de cuatro dígitos para poder acceder a su cuenta IHG® Rewards Club.
Error de servidor inesperado
Su sesión ha expirado. Inicie sesión para acceder a su perfil
Lo sentimos, nuestro sistema se encuentra temporalmente fuera de servicio. Inténtelo de nuevo más tarde o póngase en contacto con el centro de atención al cliente de IHG® Rewards Club para recibir ayuda.
Los números de 4 dígitos introducidos deben coincidir.
¿Ha olvidado su PIN?
Todos los campos son obligatorios
Error de servidor inesperado
Su sesión ha expirado. Inicie sesión para acceder a su perfil
Lo sentimos, nuestro sistema se encuentra temporalmente fuera de servicio. Inténtelo de nuevo más tarde o póngase en contacto con el centro de atención al cliente de IHG® Rewards Club para recibir ayuda.
¿No dispone de un correo electrónico en su perfil?

Póngase en contacto con su centro de atención al cliente local de IHG® Rewards Club para solicitar su PIN y para actualizar su perfil con su dirección de correo electrónico. Cuando recibe su PIN también puede actualizar su dirección de correo electrónico a través de www.ihg.com/updateemail.

InterContinental Bucharest

Reservar ahora
MásMenos opciones

*Campo obligatorio

** La búsqueda de mejor tarifa disponible no incluye tarifas de afiliación.

Gestionar una reserva
¿Necesitas cambiar tu reserva? ¡Has llegado al sitio indicado!
¿Ya eres socio de IHG® Rewards Club? para ver las reservas.
Ver esta reserva

*Campo obligatorio

Gestionar una reserva
¿Necesitas cambiar tu reserva? ¡Has llegado al sitio indicado!
¿Ya eres socio de IHG® Rewards Club? para ver las reservas.
Ver esta reserva

*Campo obligatorio

Foto de cara del conserje
Catalin Malureanu
Chief Concierge

¡Bienvenido al sorprendente Bucarest! Mi equipo y yo estaremos encantados de ayudarlo durante su estancia en InterContinental. Permítanos ser sus guías y asesores, y no dude en plantearnos cualquier pregunta sobre nuestra bella ciudad.

Cosas que hacer
El día perfecto

Mañana

Antaño, Bucarest se conocía como el «pequeño París». Por eso, es ideal empezar el día con un chocolate caliente en Leonidas, a dos minutos del hotel, y empezar a descubrir cómo se granjeó esa reputación. Desde la plaza Universitatii, si recorre el bulevar Victoriei hasta el río Dambovita, pasará por delante del Club Militar, la Caja de Ahorros y el Museo Nacional de Historia (una copia del Palais du Poste de París). Después, dé un paseo por el casco antiguo, y admire las casas de principios del siglo XIX y sus tiendas de antigüedades. Haga una pausa en el café Van Gogh, donde podrá tomar un tentempié a la sombra del palacio del Banco Nacional. Cuando haya recargado energías, cruce el río para visitar el segundo edificio más grande del mundo: el palacio del Parlamento.

Tarde

Tras un delicioso almuerzo típico en Vatra, tome el metro desde Universitate (cerca del hotel) hasta Aviatorilor. Allí encontrará el parque Herastrau —que, con sus 24 km², es el parque más grande de Bucarest— y, después de darse un paseo por él, puede entrar en el museo Satului. En él se conservan casas de todas las regiones de Rumanía y de varios periodos con el fin de ilustrar cómo es la vida en las aldeas rumanas. Este museo dispone de una tienda de recuerdos con abundantes piezas de artesanía, como huevos pintados, cerámica e iconos. Al salir del museo, verá el Arco del Triunfo, otro elemento del «pequeño París». Aunque es más pequeño que el arco parisino, se erige en la intersección de seis bulevares, igual que su hermano mayor, y se construyó como homenaje a los caídos rumanos en la Primera Guerra Mundial.

Noche

Una velada ideal comienza disfrutando de un concierto de música clásica gracias a la perfecta acústica del Ateneo Rumano, que está a pocos pasos del hotel y es uno de los edificios más hermosos de Europa. La renovación reciente se sufragó por cuestación popular a escala nacional. Adentrándose un poco más en el casco antiguo, detrás del palacio de Mitropolia, podrá vivir en primera persona el auténtico espíritu del antiguo Bucarest en un restauante especial: Locanta Jaristea. En él, se sumergirá en el ambiente de la Belle Époque y terminará de comprender el cosmopolitismo de esta capital: la musaka y el pilav de Estambul compiten con los suflés franceses más exquititos; las carnes asadas del norte de Moldavia se rematan con dulces y helados mediterráneos; y, por supuesto, no podemos olvidar los zakuska serbios, el caviar ruso, las aceitunas de Volos ni los jamones ahumados. Todo se acompaña de la música taraf y los antiguos bailes y canciones de amor rumanos. ¡«Pofta buna»!

Día
1
1440_hd_concierge_03_default-1
¿Sabía que...?
  • Little Paris

    Between the world wars, Bucharest was known as 'Little Paris'. The city was built by French architects coming from the school of Baron Haussmann, the father of modern Paris.

  • The first 5-star hotel in town

    The InterContinental Bucharest is the first 5-star hotel to be built in Bucharest. Since its 1971 opening, the InterContinental has been the highest hotel in town and, until 2004, the highest building in Bucharest. The 22 floors offer a luxurious meeting area, 257 rooms and suites, restaurants and a spectacular Health Club, on the top floor. A landmark of Bucharest for almost 4 decades, this building was designed so that every room should have its own balcony and a spectacular view to go with it.

  • Bucharest City Name origins

    The name of Bucharest (Bucuresti) has an uncertain origin: tradition connects the founding of Bucharest with the name of Bucur who was either a prince, an outlaw, a fisherman, a shepherd, or a hunter, according to different legends. In Romanian, the word stem bucur means 'glad', 'joy' and in Albanian, a language which may have historical connections with the Thracian languages, 'bukur' signifies 'beautiful' and 'esht' signifies 'is', literally translated as 'it is beautiful'.

  • The inventor of the airplane turbo jet engine

    Henri Coanda, a Romanian engineer, was the inventor of the airplane turbo jet engine. Also, don't forget Brancusi, one of the world's greatest sculptors and Nadia Comaneci, the first gymnast to ever receive a perfect 10 for her performance at the Olympics in Montreal, in 1976.

Cómo hacer el equipaje